¿Qué derechos tienen las personas desplazadas internamente?

Las personas desplazadas internamente gozan de iguales derechos que el resto de ciudadanos y ciudadanas. Pero en particular tienen el derecho:

  1. A no ser discriminadas por motivos de género, edad, orientación sexual, identidad de género, origen étnico y cultural, discapacidad, condición social, nacionalidad, idioma, credo religioso, opinión política o filosófica, ni ninguna otra.
  2. A no ser desplazadas.
  3. Libertad de movimiento y circulación. El hecho de haber sido desplazadas no limita el derecho de libertad, ni de salir del país en busca de protección internacional.
  4. A solicitar y recibir protección frente a actos de violencia que atenten contra su vida, integridad física y la de su familia.
  5. A solicitar y recibir asistencia humanitaria de las autoridades y de los agentes humanitarios instalados o no en el país. No serán perseguidas ni castigadas por formular esa solicitud.
  6. Solicitar y recibir información y asistencia jurídica gratuita.
  7. Reunificación familiar cuando por razón del desplazamiento se haya separado el núcleo familiar.
  8. Retornar a su lugar de origen o reubicarse en condiciones de voluntariedad, seguridad y dignidad.
  9. A acceder de manera preferente, en los términos que establezca el reglamento de esta Ley, a los programas del Estado para lograr su reintegración y restablecimiento socioeconómico.
  10. A la protección jurídica y material de sus bienes.
  11. Expedición inmediata y gratuita de sus documentos de identificación personal.
  12. A la educación y la formación, en condiciones de igualdad para las mujeres y las niñas.
  13. Al trabajo y a participar en actividades económicas.
  14. A participar en el diseño, implementación y seguimiento de los programas, planes o proyectos sobre protección, prevención, atención y asistencia de que trate esta Ley y su reglamento, o los que se formulen en razón de ella.
  15. A ejercer el sufragio y a participar en la dirección de los asuntos públicos.

Conozca más sobre los derechos y otras disposiciones que establecen los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos

¿Quién es una persona desplazada internamente?

Si bien los Principios Rectores de los desplazamientos internos definen el concepto de “persona desplazada internamente”, la CIPPDV tomó a bien establecer una definición de desplazamiento interno que se adaptara al contexto hondureño. La definición fue elaborada de acuerdo a una serie de análisis y estudios doctrinarios y jurídicos, así como de legislación internacional y establece que:

Se considerará desplazamiento interno y tendrá esta calidad toda persona o grupo de personas que se han visto forzadas u obligadas a movilizarse, escapar o huir de su domicilio, residencia o lugar donde realiza sus actividades habituales y que no han cruzado los límites territoriales del Estado, porque su vida, su integridad física, su seguridad, libertad personal y sus bienes han sido vulnerados o se encuentran directamente amenazadas, como resultado o para evitar los efectos de la violencia, inseguridad y criminalidad, y otras violaciones a los derechos humanos (CIPPDV, 2016).


Para conocer más sobre quién es una persona desplazada, vea esta infografía.

Caracterización del desplazamiento interno en Honduras

Ante el panorama de desigualdad vinculado con el impacto de la pobreza, la escasez de oportunidades y la dificultad para satisfacer las necesidades básicas (CIDH, 2015), muchas personas se ven forzadas a salir del país en busca de mejores oportunidades y condiciones de vida. Pero en las últimas décadas, no solamente están cruzando fronteras y desplazándose al interior del país por los motivos anteriores, sino también por causa de la violencia principalmente a raíz del aumento de la presencia de grupos de crimen organizado transfronterizo, la ruptura del tejido social, actividades criminales como un medio para generar ingresos para estos grupos, el valor geoestratégico de esta región en operaciones de narcotráfico y la actividad de pandillas o “maras” –que han diversificado sus dinámicas al generar ingresos mediante actividades como el tráfico de drogas, la extorsión y el secuestro (HRC, 2016).

Aunque la magnitud total de desplazamiento forzado por la violencia en Honduras sea todavía imperceptible, dada su característica de movimiento “gota a gota”, los primeros datos reflejados en el estudio “Caracterización del desplazamiento interno en Honduras” (CIPPDV, 2015) reflejan que alrededor de 41,000 hogares, más de 174,000 personas fueron desplazadas en 20 de los 298 municipios del país entre 2004 y 2014; lo que equivale al 4% del total estimado de hogares en dichos municipios. El estudio indica que se han presentado periodos de tiempo en los que se han registrado más desplazamientos: entre 2009 y 2013 pasó del 10% al 13% anual, y en 2014 se registró un 20.1% del total de casos registrados en los 10 años del estudio; así también se comienza a registrar el fenómeno en otras ciudades como Tocoa a partir de 2007, y el repunte desde 2007 en El Progreso.

En el 67.9% de los hogares, la persecución y la inseguridad fueron identificados como factores determinantes para el desplazamiento, pero también se identificaron otros motivos como las amenazas, hostigamiento, asesinatos, ataques, extorsiones, violencia sexual y muertes violentas de mujeres. En general, las personas dijeron sentirse inseguras y con miedo, describiendo escenarios y consecuencias similares a las vividas en situaciones de conflicto armado. Aunque casi la mitad de las personas entrevistadas se negaron a identificar a los perpetradores, el 28% responsabilizó a las maras directamente. Sin embargo, el 96% sí señaló que las comunidades donde vivían fueron los lugares de ocurrencia de los incidentes que motivaron el desplazamiento, lo que indica que el desplazamiento urbano se debe en gran medida a la presión ejercida por las maras sobre los habitantes de los barrios en los que tienen presencia. Las áreas más afectadas coinciden con las zonas de mayores índices de homicidios (Tegucigalpa, San Pedro Sula, La Ceiba y Choloma); quienes mayoritariamente se desplazan lo hacen dentro del mismo municipio para mantener sus vínculos familiares y redes sociales. Aunque el desplazamiento forzado afecta a todas las personas de un hogar de manera diferenciada, en sentido amplio es la población joven y los niños quienes son altamente vulnerables, pues se encontró que de esos hogares cerca de 78,000 personas eran menores de edad (CIPPDV, 2015). Otros grupos vulnerables incluyen a transportistas por motivos de extorsiones y amenazas; mujeres, adolescentes y niñas por violencia de género relacionada al reclutamiento forzoso, explotación sexual, trata de personas y violencia sexual tanto por parte de las maras como por cuerpos militares; y a personas LGTBI por violencia de género relacionada a crímenes de odio por la identidad de género y orientación sexual, perpetrada por miembros de maras y agentes policiales (HRC, 2016).

Actualmente, la CIPPDV está en proceso de actualización del estudio de caracterización, el cual espera ser publicado a finales de 2018.

Close

Contáctenos

Para solicitar más información o si tiene consultas, favor llenar el siguiente formulario.

  • Subscribe error, please review your email address.

    Close

    You are now subscribed, thank you!

    Close

    There was a problem with your submission. Please check the field(s) with red label below.

    Close

    Your message has been sent. We will get back to you soon!

    Close

    Responsive WordPress Theme Freetheme wordpress magazine responsive freetheme wordpress news responsive freeWORDPRESS PLUGIN PREMIUM FREE Download theme freeDownload html5 theme free - HTML templates Free